Melankholia

En el límite entre la tristeza y la melancolía, sin posible decantamiento, feliz es lo más parecido. Sin ataduras y lleno de alas, siempre con el alma puesta en aquello que, ya tamizado, se esconde: la búsqueda constante y eterna de aquello que no se ha de encontrar jamás, para poder así rozar ese símil, el borde de la melancolía, el más perfecto estado al que nunca llegué.

Tender a la tristeza con morriña, con añoranza de lo no hallable, con nostalgia de lo nunca vivido; vaga tristeza con profundidad, permanencia y sosiego. Será el comienzo de una psicosis maníaco-depresiva a la que no llegaré nunca; será la griega “melankholia”, la bilis negra; será ternura por todo aquel que no dejó nunca de buscar sobre terrenos baldíos; o quizás, que voy muriendo con cada pérdida y los ojos buscan inquietos aquello que llene el vacío. Eu tenho saudade, só saudade, apenas…

6 comentarios en “Melankholia”

  1. Precioso texto Angel, igual q la fotogtafia.
    Me encanto lo de …” será ternura por todo aquel que no dejó nunca de buscar sobre terrenos baldíos…”
    Besosss.

  2. Jo q bello y lindo lo q has escrito. no se xq se me vino a la mente mientras lo veia unas palabras de Cartier-Bresson q decia q al hacer un retrato se espera captar el silencio interior de una victima consentidora, en el retrato a lapiz, concierne al dibujante tener un silencio interior.
    Tu supiste ver y expresar esos 2 silencios.
    besos

  3. Angel, como una voz suave, suena siempre tu escritura. Esta vez melancólica.

    Apremiante luz de primavera
    apenas, un instante
    irrumpe con fuerza la melancolía:

    Por el laberinto del sueño
    me asomo a mi pasado,
    lúgubre… sombrío…
    en ausencia de tus huellas.

    Hoy, ya no recuerdo tu nombre,
    poco a poco, desaparece tu cara,
    pasados los años, no recordaré tu voz.

  4. Muchas gracias por vuestras reconfortantes palabras. Me hacen sentir leído y, más aún, comprendido. Carmen, tus poemas que vas dejando acá y allá por esta casa son una maravilla.
    Gracias también a Hanna y Clau por las citas, siempre tan apropiadas. Un fuerte abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *