Martes y trece

Imagen
No suelo creer en supersticiones, pero hoy se ha confirmado aquello de que “en martes ni te cases ni te embarques”, y si además cae en trece, menos. Ante un día con una presión ambiental fuera de lo normal uno reacciona de mala manera, y cuando llega la noche no se le viene a la cabeza más que un deseo: que pase ya, que pase ya… Mañana será otro día.

Ilustración: un prado en llamas, la indeseada nada que todo lo invade, la vida gris…

2 comentarios en “Martes y trece”

  1. Lo mismo tras un día gris es posible volver a recordar el verde camino del medio…;el que no eras capaz de ver y sin embargo tenías delante.
    Ésa es la opción que falta hoy,la de seguir pensando que nada era tan importante como para que dejaras de sentirte bien.
    Un abrazo. 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *