Llegó el atardecer mientras dejábamos nuestras huellas en la senda que el tiempo se empeñaba en ocultar, cayó la noche y, cuando todo parecía perdido, tus besos dejaron imborrable señal en mi corazón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *