La vida interrogante

Rebuscando entre papeles viejos de mi infancia, encuentro un texto que no me resisto a reproducir aquí, porque ha perdurado entre mis cosas a lo largo de muchos años. He hecho tantas limpiezas materiales durante mi vida, que me sorprende que algo tan antiguo se haya salvado de la quema.

¿La vida está en las ciudades? ¿Madrid, Barcelona, Sevilla, tienen vida? ¿La vida de Madrid, Barcelona, Sevilla, dónde está? ¿Está dentro de los coches o en los coches? ¿Está dentro de las casas o en las casas? ¿Encima del asfalto o debajo del asfalto? ¿O en los parques, o en las oficinas, o en los supermercados? ¿Dónde, en los bares, o en el aire, o encima de los árboles? ¿Y dónde hay más vida, en el centro o en los extrarradios? ¿Y esa vida de qué especie es? ¿Es animal? ¿Y si es animal, es racional o irracional? ¿Y esa vida racional, cuando destruye, es racional? ¿Y cuando deforesta es racional? ¿Y cuando extingue es racional? ¿Y cuando mata es racional? ¿Y esa vida racional de qué color es? ¿Es blanca? ¿Es negra? ¿Es gitana? ¿Y si es blanca, es más vida que la negra o la gitana? ¿Y esa vida blanca y racional es feliz? ¿Es muy feliz? ¿Es muy feliz porque come todos los días, o porque tiene coche? ¿Es feliz porque trabaja, o el trabajo le hace feliz? ¿Y dónde es más feliz, en la oficina o en casa? ¿Y en casa, en qué habitación de la casa? ¿En la cocina? ¿En el dormitorio? ¿En el comedor delante de la televisión? ¿Y esa vida cree en Dios? ¿Y en el rey de España? ¿Y en el gobierno? ¿Y si el rey de España o el gobierno cambian, cree más en ellos o menos? ¿Y esa vida ama? ¿Y esa vida es egoísta? ¿Y esa vida comparte? ¿Y esa vida comparte amor o comparte egoísmo? ¿Comparte solidaridad o comparte racismo? ¿Comparte respeto o comparte desolación?

J.C. Gauli

Tómate la vida menos en serio.
Creo que es lo más racional que puedes hacer en los tiempos que corren.

11 comentarios en “La vida interrogante”

  1. Es curioso pero siempre hay papeles y objetos que aparecen en mudanzas y limpiezas generales, y las sobreviven. Los olvidamos y vuelven a aparecer en la siguiente. ¿Será que tienen vida?
    Por cierto, con Amrita me pasa lo mismo que a tí, que me falta tiempo para terminarlo.
    Un fuerte abrazo.

  2. El autor seguro que paró de escribirlo por algún motivo, porque podría continuar preguntándose sin fin.
    Que se siga salvando de la quema, y más ahora en San Juan 😉
    Besos sin respuestas.

  3. Me encantó el texto… Las preguntas que de vez en vez todos nos hacemos cambiando nombre de ciudades o preguntando si en vez de la vida de un gitano es la un moro o la de un africano… SI de verdad hay vida fuera de nosotros o solo estamos construyendo una ficción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *