La débil luz del atardecer presagiaba una nueva noche sin sueño. Tus pasos se antojaban huidizos, no querían hallar descanso y cualquier distancia lejos de mi era mejor que todos los anteriores te amo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *