La alegría de esperarte y sentir el sol anticipa tu llegada, la dicha de percibir el sutil tacto de tu terciopelo con solo cerrar los ojos, el pálpito de nuestra felicidad venidera o el júbilo de sumirme en las hendiduras de tu piel… Eso es felicidad