Juntos caminamos por senderos infinitos, cruzando campiñas donde el amor se mece entre amapolas y suspira a través de los trigales.