Inquietante fue tu partida,
turbadoras son las mañanas
en que espero tu vuelta,
vacías las sabanas,
no encuentro razones ni ganas
para abandonar refugios
otrora deseados