Hay paz en su mirada,
sosiego en su alma,
quietud en sus hazañas,
sonrisas que no extrañan,
impasible su fortaleza,
que por fuerza es tierna,
serena su presencia,
tímida en su inocencia,
dulzura que no cesa
en amagos de luz fresca…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *