Harold Pinter: Arte, Verdad y Política

Harold Pinter, dramaturgo británico y ganador del Premio Nobel de Literatura 2005, acusó a Estados Unidos, en su discurso de aceptación del Premio Nobel, de haber cometido crímenes sistemáticos con cientos de miles de muertos en todo el mundo y de haber sometido brutalmente a numerosos Estados.

Pinter grabó el discurso, de una hora de duración, poco antes de ser ingresado en un hospital de la capital británica, porque se encuentra enfermo de cáncer.

Su discurso posee fragmentos impagables:

La invasión a Irak fue un acto de bandidos, un acto de terrorismo de Estado abierto, que demostró el desprecio absoluto por el principio del derecho internacional.

El escritor aseguró que a Bush y a Blair les da igual la muerte de al menos 100.000 iraquíes por bombas y misiles estadounidenses.

Los Estados Unidos poseen 8000 cabezas nucleares activas y usables. Dos mil están en sus disparaderos, alerta, listas para ser lanzadas 15 minutos después de una advertencia. Están desarrollando nuevos sistemas de fuerza nuclear, conocidos como “destructores de búnkeres”. Los británicos, siempre cooperativos, están intentando reemplazar su propio misil nuclear, Trident. ¿A quién, me pregunto, están apuntando? ¿A Osama Bin Laden? ¿A ti? ¿A mí? ¿A mi vecino? ¿China? ¿París? Quién sabe. Lo que sí sabemos es que esta locura infantil – la posesión y uso en forma de amenazas de armas nucleares – constituye el meollo de la actual filosofía política de Estados Unidos. Debemos recordarnos a nosotros mismos que Estados Unidos está en una continua misión militar y no muestra indicios de aminorar el paso.

Leer el discurso completo de Harold Pinter: Arte, Verdad y Política

6 comentarios en “Harold Pinter: Arte, Verdad y Política”

  1. Parece que poco a poco se atreven a desenmascarar al hasta ahora «intocable» Bush. Bravo por Harold Pinter. Por cierto, no será el mismo que ha llevado a escena la representación de su propio funeral, ¿verdad?.
    Interesante post como siempre, Ángel.
    Un abrazo y buen fin de semana.

  2. Leí el discurso en un suplemento cultural, quizás un par de semanas después de la concesión del Nobel.
    Es obvio que Pinter no tiene pelos en la lengua y pone a todo el mundo en su justo sitio cuando dice que «Estados Unidos ya no se preocupa por los conflictos de baja intensidad. No ven ningún interés en ser reticentes o disimulados. Ponen sus cartas sobre la mesa sin miedo ni favor. Sencillamente les importan un bledo las Naciones Unidas, la legalidad internacional o el desacuerdo crítico, que juzgan impotentes e irrelevantes. Tienen su propio perrito faldero acurrucado detrás de ellos, la patética y supina Gran Bretaña.»
    Sencillamente magistral, a la vez que inquietante. Saber el poder que tienen unos descerebrados, prepotentes y, lo que es peor, integristas religiosos no tranquiliza demasiado.

    Y no olvidemos la primera parte del discurso, que tras el varapalo político es fácil que ocurra. Me pareció una bella descripción del proceso creativo de un autor.

  3. Desde luego ya es hora de que se unan muchas más voces para denunciar «los juegos de guerra» y sobre todo para demostrar que la autocensura y la moral de lo «politicamente correcto» no hacen sino atarnos mas a esta visión del mundo, es muy importante que desde este tipo de plataformas se defienda a viva voz el derecho a expresar tus ideas y opiniones sin censura (por parte de nadie).Bexos

  4. Está claro y es evidente, no es una «actual filosofía política de Estados Unidos» no es nada actual, ya empezaron masacrando los pueblos indios y no han parado todavía.

  5. Lo fabuloso de todo esto es que ha dado voz a mucha gente que piensa lo mismo pero que no tiene ni el altar, ni la fuerza como para que se les escuche. En ese sentido, muchas gracias Mr. Pinter.

  6. Increible que, en lugar de echarse flores a sí mismo o a su obra dedique ese momento histórico para decir unas cuantas verdades (aunque digan que las verdades son siempre relativas)…chapeau Señor Pinter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *