Hace tiempo que no alcanzo a entrelazar las palabras que manan de mi corazón, se agolpan en mi mente y pululan a través de mis sueños, jugando de forma caprichosa con mi voluntad. La noche se interrumpe con despertares que siguen al sobresalto que me produce tu ausencia y mientras un sollozo rompe el silencio, mis pasos me empujan a buscar la reconfortante luz de la luna desde el alféizar de mi ventana