Ganar el alba sin tu mirada y a pesar de ella, respirar la vida en tu ausencia y no añorar tus espacios, sentir que mis palabras brotan entre tus pocos recuerdos y tus muchos reproches. Cualquier día esta cadena no alcanza el amanecer…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *