Entre luces y penumbras surgen los ecos de un pasado que se entrelaza con el presente, vuestras historias no dejan de ser únicas por cotidianas en un mundo que se nos rompe y aunque uno solo alcance el límite, ¿quién de vosotros no ha llegado ya a él? Todos vagáis por la vida sin más anhelo que abandonarla pero ese viaje tendréis que hacerlo juntos, por eso busca a quien fue tu víctima inocente y en vuestro encuentro, desgarra mi alma tu dolor inmenso, mi piel rompe el silencio de tu mirada y caigo contigo en un éxtasis que sólo las notas de una canción osan romper. El alma se sobrecoge ante vuestro drama que en una pirueta de sentimientos cuando todo parece perdido, el mágico ungüento de vuestra palabra, conduce nuestro caudaloso río a un mar en calma.