En tu piel sumerjo quietud,
y entre pausas vacuas
y miradas en ascuas,
mis sueños visten tu azul
de tus palabras inocuas…