En qué momento mis lágrimas salieron en tu búsqueda, cuándo mis mañanas quedaron huérfanas de tu luz, fueron nuestras noches acaso anticipo de soledades? Aún me estremezco cuando mis manos palpan solo sábanas frías

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *