En qué lugar dejamos las ilusiones, cuándo dimos por perdidos los sueños, dónde quedaron las quimeras. ¿Recuerdas cuándo fuiste consciente de tus lágrimas o el momento en que de un salto dejaste atrás la inocencia?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *