En la noche que soñé tus palabras
mis ojos rescataron tu deseo,
y en lazos asonantes
alcancé el éxtasis de tu anhelo