En la noche de nuestro deseo,
mis besos perturban tu calma,
reptan en sinuosos silencios,
hasta las entrañas del alma.