En el extremo de tu piel, dibujo tus límites. En el ángulo de tus ojos, establezco los míos. Entre mi extremo y tu ángulo, la vida brota.