En caminos y palabras
atardeceres y albas
en los deseos de mi almohada
ya tiempo estabas
Aquel que mi verso ama
quien dirige a mí su mirada
a quien entrego mi alma
cada día, noche y madrugada