En alguna recóndita playa guardé tus promesas para que el tiempo no las cercenase, tanto empeño puse en ello que ahora ni siquiera tú eres capaz de hallarlas…