En algún confín del universo quedó aquella luna bajo la que nos amamos con pasión, en alguna orilla embarrancaron las promesas que nuestros labios dibujaron, en qué inalcanzable horizonte situaste tu perdón…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *