Elegí tus brazos para mi sosiego, preferí tu piel como cobijo, escogí tu mirada para guarecer mi espíritu, opté por no arraigar en lugar alguno que no fuese tu corazón.