El tiempo, ese impío,
me separa de tu piel,
agota el caudal de mi río,
convierte el mañana en ayer,
sin haberlo vivido,
pierde mi sueño en la pared,
en (eternas) noches de frío,
deseos que creímos poseer,
ahora parecen suspiros.