El tiempo, ese impío,
me separa de tu piel,
agota el caudal de mi río,
convierte el mañana en ayer,
sin haberlo vivido,
pierde mi sueño en la pared,
en (eternas) noches de frío,
deseos que creímos poseer,
ahora parecen suspiros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *