El secreto de la felicidad

Éste —dirá el científico encargado de crear condicionamientos en todos los individuos— es el secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que uno tiene que hacer. Todo condicionamiento tiende a esto: a lograr que la gente ame su inevitable destino social.

Aldous Huxley, Un mundo feliz (1932)

13 comentarios en “El secreto de la felicidad”

  1. Sólo dos palabras y su etimologia.
    Trabajo tiene su orígen en tripalium, un instrumento de tortura.
    Negocio parte de no ocio, la negación del ocio.
    En cuanto al condicionamiento, la moral protestante en que se basa el capitalismo ya se encargó de bendecir como buena la condena de ganar el pan con el sudor de la frente.

  2. yo pienso que todo eso sería «lo ideal» y los ideales también forman parte de una cultura que busca la perfección. Yo creo que nadie es perfecto y que lo mejor es partir de ahí, no para conformarse con eso, sino para no buscar imposibles toda la vida. Aprender a tener una vida imperfecta es difícil pero eso ni detiene las iniciativas ni te condena por los resultados. Deja siempre una puerta abierta.

  3. Si realizas algo q no te gusta o quieres y no estás ahí por necesidad, nunca fructuarás… no???? por eso estudio la carrera q me gusta, porq así por lo menos lo intento y me quedaré, lo consiga o no, sabiendo q luché hasta el final, por currar y hacer lo que me gusta y quiero;=, no quiero dejar de ser yo misma nunca…
    Cuídate, besos y un big abrA:
    Alma;) (f)

  4. Efectivamente eso es lo que nos venden para podernos manipular sin que protestemos. Ser engranajes de sus máquinas y sentirse feliz por ello: eso es lo que nos venden y a cambio nos dan cositas para que consumamos y hacernos sentir más satisfechos al poseer cosas que nos proporcionan un pequeño placer que confundimos con la felicidad. No, lo importante en la vida es hacer lo que uno quiere hacer y realmente disfruta. Naturalmente, según está todo constituído, si nos conformamos somos más felices, o al menos eso nos parece.

  5. El consumismo,
    la luz de neón y el escparate, la religión, el amor
    y nada.

    La felicidad es una sombra, un abrir y cerrar de ojos,
    una levedad.

    No creo que haya que despreciar la felicidad, sino saber dónde realmente está, aunque los espejismos opaquen la mirada.

  6. Yo creo que la felicidad no es un «que» sino un «como». Si haces las cosas con entrega, amarás lo que hagas, porque habrá en ello una parte de ti.

  7. El otro día oí a Eduardo Punset decir algo así como que «la felicidad es la ausencia de miedo». Me gustó. Tú la relacionas con el hecho de amar. Eso también me gusta. !Ah, el amor!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *