El secreto de la felicidad

Éste —dirá el científico encargado de crear condicionamientos en todos los individuos— es el secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que uno tiene que hacer. Todo condicionamiento tiende a esto: a lograr que la gente ame su inevitable destino social.

Aldous Huxley, Un mundo feliz (1932)