El mar donde navega mi sueño, surcado por tus palabras y embelesado por tus caricias. Ese mar donde cada atardecer regreso para contemplar cómo el día llega a su fin y nuestro encuentro, a su principio