Derrotar al ego

Hay que erradicar la visión lineal de la realidad para moverse en espiral, que a fin de cuentas es algo más parecido al movimiento universal de todas las cosas. Si nos sumamos a ese movimiento no lineal, el ego empieza a sobrar y, a partir de ahí, comienza un duro trabajo contra uno mismo. Es muy difícil luchar contra él.

La Casa Giratoria es mi medio de expresión acerca de todo esto, el movimiento no lineal aunque ininterrumpido, el seguir adelante aceptando que el tiempo es circular, por lo que todo lo que nos rodea es tan importante como nosotros mismos; la creación entregada al otro como motivo principal, no una creación destinada únicamente a satisfacer el ego. Esta es una de las cosas más difíciles, porque en el fondo, cuando creamos, esperamos el reconocimiento, el premio, la atención…….. y así hasta infinito, esto es, un criadero de insatisfacciones.

Supongo que el artista es un egocéntrico por definición, pero prefiero pensar que hay otros caminos, otras vías de creación, que existe un camino circular alternativo que quizás sea la solución al egocentrismo que padecemos.

Lo más curioso de todo esto es que la teoría ya la sabemos hace mucho, sólo hay que ponerla en práctica, así que, ahora más que nunca, a pensar 10 minutos y a actuar 50. Y el pasado no existe, al igual que el futuro. Sólo un presente continuo con el que hay que lidiar. En eso estamos…