Daguerrotipo (1839)

Louis Daguerre (Francia, 1787-1851) pasó a los anales de la historia por inventar el diorama, un espectáculo que consistía en crear la ilusión al espectador de que se encontraba en otro lugar a través de imágenes enormes, que se podían mover y que se combinaban con un juego de luces y sonidos. Para que fuera creíble las pinturas debían ser muy realistas y por esta razón, a Daguerre le interesaba la aplicación del principio de la cámara oscura al diorama.
Entró en contacto con Niépce. En 1829 firmaron un contrato de sociedad, en el que Daguerre reconocía que Niépce había encontrado un nuevo procedimiento para fijar, sin necesidad de recurrir al dibujo, las vistas que ofrece la naturaleza. Fueron varios días los que Daguerre y Niépce estuvieron trabajando juntos.
En 1833 fallece Niépce sin que el invento se hiciera público y dos años más tarde, en 1835, Daguerre aprovecha los problemas económicos del hijo de Niépce para modificar el contrato suscrito, lo que supone que el nombre de Daguerre pase a aparecer por delante del nombre de Niépce, a cambio de que los derechos económicos del padre le sean reconocidos al hijo.
En ese mismo año se produce una tercera modificación del contrato, que supone la desaparición del nombre de Niépce y que el procedimiento de una imagen única en positivo pase a llamarse daguerrotipo.
El daguerrotipo fue el primer procedimiento fotográfico anunciado y difundido oficialmente en el año 1839. Fue desarrollado y perfeccionado por Daguerre a partir de las experiencias previas inéditas de Niépce, y dado a conocer en París, en la Academia de las Ciencias francesa.
En 1838, Daguerre tomaba en el Boulevard du Temple la primera fotografía en la que aparece una persona.
Daguerrotipo del Boulevard du Temple, Paris, 1838
Daguerre consigue sacar al mercado una cámara llamada Daguerrotipo. Presentó públicamente el invento en 1839 en la Academia de las Ciencias en París. Posteriormente, el Estado francés lo compró por una pensión vitalicia anual de 6.000 francos para Daguerre y otra de 4.000 francos para el hijo de Niépce, con el objetivo de poner a disposición de la ciudadanía el invento, lo cual permitió que el uso del daguerrotipo se extendiera por toda Europa y los Estados Unidos.