Cuando tu sonrisa no se agota
y en tu piel el tiempo palpita,
no existen límites en tus labios
ni promesas marchitas