Cuando tu presencia se torna extraña,
siento quebrarse mis entrañas
y oculto en extraño cobijo
brota manantial prolijo
y solo al amparo de tu piel
se torna el agua en miel