Crónica de un verano (Jean Rouch y Edgar Morin, 1961)

Póster de la película
París, 1960

Crónica de un verano (Francia, 1961), de Jean Rouch y Edgar Morin, fue la película que inauguró el movimiento del Cinéma Vérité. Rodada en París en el verano de 1960, la película contiene una serie de entrevistas realizadas a gente de todo tipo con dos sencillas preguntas: ¿cómo es tu vida? y ¿eres feliz?

Para los directores se trata de hacer un documental sobre el hecho de hacer un documental. De hecho, ambos aparecen en escena. El Cinéma Vérité interviene en la situación, hace visible la cámara.

Además de ser una encuesta sociológica, Rouch y Morin plantean en Chronique d’un été una reflexión muy similar a la llevada a cabo por la Nouvelle Vague. A lo largo de la película, en la que los directores recogieron el día a día cotidiano de París, se puede apreciar cómo la reflexión entre los hombres y su tiempo está muy vinculada a la relación del hombre con el cine. Al final de la cinta, los directores recogen el momento en el que exhiben el material rodado ante sus protagonistas, los cuales ofrecen sus puntos de vista acerca de lo que han visto. (FilmAffinity)

Decía Jean Rouch que en el Cinéma Vérité todo es mentira, pero esas mentiras quizás son más verdades que la verdad en sí misma.

Crónica de un verano (Chronique d’un été)
Jean Rouch, Edgar Morin
Francia, 1961
85 minutos