Creí a tus labios cuando cruzaron la distancia con los míos, acepté tu sonrisa como bienvenida a mi vida, profesé veneración por tu compañía pero no pude prever que en tu corazón no sonasen campanas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *