Correr en un laberinto

A los que corren en un laberinto, su propia velocidad los confunde.

Séneca