Control (Anton Corbijn, 2007)

Control
Control

Anton Corbijn es conocido por haber dirigido videoclips para Depeche Mode o Nirvana, y es muy respetado en ese campo. Sin embargo ha decidido ir más allá filmando su ópera prima para el cine: un biopic de Ian Curtis, el líder de la mítica banda inglesa Joy Division.

Da igual si conocías o no a Joy Division, da igual que te gusten o no sus canciones, no importa si no sabes absolutamente nada de la historia, porque Anton Corbijn se adentra en los sentimientos, en las emociones, en la demoledora vida interior de Ian Curtis y en la relación con su mujer, papel en el que Samantha Morton está sencillamente soberbia. Es más, Sam Riley no interpreta a Ian Curtis, es prácticamente Ian Curtis, elaborando un desarrollo de su personalidad y una presencia en el escenario arrebatadora. Explorando los vacíos existenciales del personaje y las tramas del amor y el deseo, consiguen convertir lo que en principio parecía un mero relato biográfico en una profunda reflexión sobre fantasmas de la mente y sus efectos.

La película cuenta también con una impecable fotografía en blanco y negro, y una banda sonora perfecta, tanto, que recomiendo verla subtitulada porque incluso las canciones, y el momento en que suenan, desvelan muchos aspectos de la trama. Por cierto, la mítica «Love will tears us apart» se convierte en una canción de tantas, después de ir descubriendo muchos otros temas de Joy Division, cada uno en su momento justo, todos con un porqué. Y al final, su mejor canción, la menos evidente, en el momento más sublime de la cinta, cuando el espectador está a punto de estallar de emoción porque le han tocado en lo más profundo de su alma.

Michael Winterbottom ya realizó en 2002 un acercamiento al personaje en su estupenda 24 hours party people, pero Corbijn ha ido más allá para adentrarse en sus entrañas. ¿El reesultado? Una película espléndida por muchas razones, tantas, que no tengo duda de que se convertirá en un clásico del cine contemporáneo. Por el momento, me atrevo a afirmar que Control es la mejor película de 2007. Y la gran duda: ¿se estrenará algún día en las salas comerciales españolas?

CONTROL
Reino Unido, 2007
Dirección: Anton Corbijn
Más información: Web oficial | FilmAffinity

9 comentarios en “Control (Anton Corbijn, 2007)”

  1. La vi a principios de año en Lisboa. Al salir del cine era de noche, llovía y hacía viento frío. Estábamos maravillados con la película, hablando sin parar, y casi sin darnos cuenta nos calamos hasta los huesos 😉

  2. Ángel, por fin, como todo llega en esta vida, acaba de estrenarse en Madrid la película “Control”, basada en la novela autobiográfica de Deborah Curtis “Touching from a distance”.

    Esta excelente película rodada en blanco y negro, logra transmitir a través de los actores San Riley, Samantha Morton y Alexandra Maria Lara, los sentimientos sombríos de un personaje atormentado como fue Ian Curtis.

    Es una película brillante, muy bien realizada por Anton Corbijn y que merece ser disfrutada en una buena sala de cine.

  3. reconozco que el cine en blanco y negro tiene algo especial, es un cine más «crudo» y personal, y me parece un acierto estas propuestas, como «Pi, fe en el caos» de Darren Aronofsky. A ver si los directores españoles se animan a rodar algo parecido para tener algo de culto que echarnos a la saca.

  4. Por cierto, Carmen, ya que nombras a Deborah Curtis, el papel de Samantha Morton interpretándola me impactó muchísimo. Hay una escena al final (que no es plan de contar aquí) que se me ha quedado clavada en mis recuerdos. Y después la música…

  5. Y seguimos con la fascinante película “Control” de A. Corbijn. El papel que hace Samantha Morton, (esposa de Ian Curtis), la verdad, es que no tengo palabras ante esta maravillosa actriz. En la escena final (que no desvelaremos), se corta el aire, uno deja de respirar, los ojos se humedecen, es mucha la emoción que transmite.
    La música y las letras de las canciones de Ian Curtis, vocalista de Joy División, son muy buenas.

    Angel, me remito a lo que dijo hace tiempo, hablando sobre música, Benjamín Britten. “Es cruel que la música sea tan bella. Tiene la belleza de la decepción y del amor nunca correspondido.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *