Con que dulzura acurrucabas mis versos entre tus brazos, con que mesura tus manos acariciaban mis recuerdos, con que alegría recibía de tus labios el néctar del amor