Como puntos en tu piel,
como versos sin estrofas,
así quedó nuestro ayer
con las horas rotas.
Como impronta en mi ser,
como promesa sin demora,
así era lo que no fue
en un sino sin historia.