Cogí tu mano, crucé las nubes, ungí mi rostro con las primeras luces del alba y alimenté nuestro amor con el color de la alegría.