Cerré la puerta y tras ella mi vida, nuestras ventanas miraban a un infinito inexistente que tu desinterés puso coto y hasta la naturaleza perdió su nombre cuando el hogar dejó de latir, solo tus palabras son capaces de devolver la savia vital

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *