Zapping

Erik Kessels, In almost every picture, 2010

Erik Kessels, In almost every picture, 2010

Erik Kessels (Holanda) es un creativo que siempre ha sentido fascinación por las imágenes amateur encontradas y las ha recogido por cientos de miles. Las más interesantes e intrigantes las fue publicando en su serie de imágenes In almost every picture (2010). El noveno libro de esta serie presenta los esfuerzos de una familia por fotografiar a su perro. Por desgracia, la canino tiene el pelo muy negro y brillante, lo que le hace casi imposible de fotografiar. El resultado es una serie de imágenes en las que el perro aparece como una silueta presente en cada disparo. La creación muestra un espacio negro con forma de perro en la vida de la familia. Kessels quería demostrar que, sin pericia técnica en la toma fotográfica, el perro negro de las imágenes se queda sin identidad.

 

GuardarGuardar

Erik Kessels, My feet, 2014

Erik Kessels, My feet, 2014

Erik Kessels elabora en My feet (2014) una colección de miles de selfies de pies a través de la apropiación a través de internet. El discurso acerca de la saturación y la multiplicación de imágenes en su obra nos remite a Penelope Umbrico y sus «interminables» puestas de sol.

 

Willem Popelier

Willem Popelier (Holanda, 1982) se interesa por las representaciones de la identidad y se apropia de ellas como material para su obra. Los retratos para la serie Showroom (2011), y la posterior instalación Showroom girls (2011), están sacados del disco duro de ordenadores de exposición accesibles al público en tiendas de informática. Las instantáneas están tomadas por los propios clientes, que prueban las webcams incorporadas en los ordenadores modernos y posan como si estuviesen en la intimidad, dejando sus autoexploraciones al alcance del ojo público.

En un ordenador de exposición en una tienda, Popelier se encontró con 91 fotografías y dos películas hechas por dos chicas. Posteriormente supo que se hicieron al menos 153 fotos y dos vídeos cortos en aproximadamente una hora en ese mismo equipo porque habían eliminado una gran cantidad de imágenes. De esta manera, las imágenes que se pueden ver adquieren relevancia, a la vez que queda la duda de qué había en esas imágenes borradas y por qué las chicas decidieron mantener visibles al resto. Después de investigar más sobre ellas en Internet, encontró las mismas imágenes en sus redes sociales, y mucho más. Son fotografías realizadas por verdaderos narcisistas digitales.

La instalación incluye imágenes de todas las fotos de las chicas (incluidas las eliminadas, reemplazadas por marcos de color rosa), una pila de papel continuo y una vieja impresora de matriz de puntos. Cada mensaje en Twitter de una de las chicas se imprime desde el 1 de mayo de 2010 —oscurecido, por lo que sólo se puede ver la fecha, hora y extensión del tweet. La impresora está conectada a su cuenta e imprime los tweets en directo, en tiempo real.

Detalle y vista de la instalación en el Museo de la Fotografía de WINTERTHUR, Suiza, 2012

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Jens Sundheim, ‘Travelers Series’, 2003-ongoing

Las webcams están en todas partes, algunas públicas y otras mucho menos inaccesibles para el público. El artista Jens Sundheim (Alemania, 1970), en colaboración con Bernhard Reuss, actúa como «viajero» posando ante cámaras en cientos de localizaciones de los cinco continentes. Sundheim se presenta como The Traveller (2003-ongoing) frente esas cámaras de vigilancia a las que se puede acceder posteriormente online, mientras Reuss hace la foto desde un ordenador conectado. Aparece como un hombre pequeño y solitario, con las manos en los bolsillos y mirando a cámara, posando para ella. Hay quienes definen a Sundheim como un artista de la performance fotográfica.

Travelers Series, 2003

Jens Sundheim (Alemania, 1970)

Más información: Jens Sundheim & Bernhard Reuss – The Traveller

Jess Loseby, ‘Places I have never been, People I have never seen’, 2004

Hacer una foto es capturar un momento de tiempo y la decisión la toma el fotógrafo; presiona el obturador y ya la tiene. Jess Loseby (Reino Unido) busca en internet fotografías de instantes de otras personas para insuflarles un nuevo significado, utilizando para encontrarlas términos y etiquetas concretas que introduce en el buscador. Lo que Loseby hizo fue apropiarse de las fotos de los demás buscando frases concretas a través de un motor de búsqueda, para ver qué imágenes encontraba por palabras clave. En Places I have never been, people I have never seen (2004), se apropia de fotografías de otras personas infundiéndoles un nuevo significado simplemente mediante la elección del punto de enfoque.

Jess Loseby, Places I have never been, People I have never seen, 2004

La pieza se abre con una imagen enfocada en el centro y borrosa en el resto. Casi imperceptiblemente, el foco se desplaza a un tema diferente y luego poco a poco vuelve al punto de partida. Después, también lentamente, la imagen cambia por completo. Loseby eligió las palabras de búsqueda, seleccionó entre las imágenes correlacionadas y las manipuló a su manera. A través del tiempo, la selección y las opciones de este trabajo, Places I have never been, people I have never seen se convierte en un lugar de pequeñas historias sobre la naturaleza humana y, por medio de nuestra interpretación, en un relato de nosotros mismos.

Como hay muchas imágenes diferentes que deben ser manipuladas de la misma forma, la pieza corre el riesgo de convertirse en artificio o en un mero juego de adivinanzas en el que el espectador solo trata de determinar a quién le toca ser enfocado ahora.

Más información

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Josh Poehlein, Modern History, 2007-2009

Cada evento genera un flujo abrumador de imágenes. ¿Cuál describe mejor el suceso? Josh Poehlein (EUA, 1985) renuncia a elegir y combina todo el material a su alcance para ofrecer un documento poliédrico y que niega el clímax de un único instante privilegiado. Sus composiciones son una crónica postfotográfica de los acontecimientos mundiales cruciales. La serie ‘Modern History’ se nutre básicamente de capturas de vídeo de YouTube.

Josh Poehlein: Web | Instagram

Lewis Carroll (Inglaterra)

Lewis Carroll es el autor de Alicia en el país de las maravillas y su secuela, Alicia a través del espejo. En 1856, Carroll descubrió una nueva forma de arte, la fotografía. Se calcula que algo más de la mitad de su obra conservada está dedicada a retratar a niñas.
Después de 24 años, dominaba completamente el medio, disponía de su propio estudio y había creado unas 3.000 imágenes. Menos de 1.000 han sobrevivido al tiempo y a la destrucción intencionada.
Su obra fue reconocida póstumamente, junto a la de Julia Margaret Cameron, gracias a su reivindicación por parte de los fotógrafos del pictorialismo, así como al apoyo del Círculo de Bloomsbury, en el que se hallaba Virginia Woolf. En la actualidad, es considerado uno de los fotógrafos victorianos más importantes, y, con seguridad, el más influyente en la fotografía artística contemporánea.

Talbot (Inglaterra)

Talbot fue uno de los pioneros de la fotografía, creador del proceso calotipo, que patentó en 1843.
El calotipo es un método fotográfico, creado por Talbot. Este procedimiento resulta ser muy cercano al de la fotografía de hoy en día, ya que producía una imagen en negativo que podía ser posteriormente positivada tantas veces como se deseara.
Tras diversos logros en la fijación de imágenes, comenzó a trabajar con la cámara oscura. En el año 1835 obtiene su primer negativo, Roofop and chimney, un contrapicado en un tamaño muy pequeño y para el que necesitó una exposición de media hora.
Durante los años 1840 y 1841 obtuvo mejoras importantes en sus investigaciones, razón por la cual dio a conocer públicamente su calotipo con el que se podían realizar copias innumerables de un único negativo.
Las imágenes positivas obtenidas mediante el Calotipo son poco nítidas y carecen de una escala de grises a diferencia del Daguerrotipo. Sin embargo, resulta ser un procedimiento más económico y más fácil de utilizar, requiriendo además de un tiempo de exposición de unos treinta segundos.