Buena Vida (Delivery)

Ayer fui al cine a ver una película argentina, Buena vida (Delivery), comedia dramática de Leonardo Di Cesare que muestra la realidad de la gran crisis económica que atravesó el país en el 2001 y que aún perdura.

Hernán es un joven que vive solo en una ciudad argentina después de que su familia emigre a España buscando mejores condiciones de vida. Trabaja como repartidor a domicilio y está enamorado de Pato, la empleada de una gasolinera, que acabará alquilando una habitación en casa de Hernán. Comienza así un idilio amoroso entre ambos que se verá prontamente interrumpido por la inesperada visita de la familia de Pato a la casa de Hernán. Lo que parecía la típica visita familiar de una noche, se va alargando. Los días pasan y la familia no se va, sino que acaban montando una fábrica de churros en la sala de estar, convirtiendo una historia de lo más normal en una dramática situación que el director utiliza para ofrecernos una visión hiperrealista de la situación social argentina tras la crisis económica, digna del mejor cine social de Berlanga o Azcona.

La interpretación magistral de los personajes, un guión lineal previsible pero increíblemente bien elaborado, la visión apocalíptica de un país sumido en una crisis brutal, el reflejo de una sociedad donde los valores se desmoronan, la familia se descompone y aumenta salvajemente la ley del “sálvese quien pueda”, convierten a “Buena Vida (Delivery)” en un film perfecto para entender lo que está pasando en Argentina, un panorama que a veces nos puede resultar ajeno, pero cuidado, porque lo que nos muestra Leonardo Di Cesare no está nada lejos de lo que podría ocurrir en cualquier país.

Hiperrealismo sublime que nos abre los ojos ante la realidad de un mundo que nos es ciertamente cercano a los españoles. Película absolutamente necesaria para todos aquellos que se permiten juzgar a los inmigrantes argentinos o de cualquier otra nacionalidad, por los motivos que sean. El panorama que muestra el director es algo ante lo que casi todos nosotros saldríamos corriendo en busca de algo mejor, incluso si eso implica abandonar nuestro país.

La película, a pesar de su cartel nada atrayente y de que la presenten como una comedia, es un dramón social que te va a tocar la fibra sensible, en el mejor de los sentidos, invitándote a reflexionar y quizás plantearte: ¿qué haría yo en una situación así?, pregunta que deberemos hacernos en cualquier momento en que nos tropecemos con un inmigrante, legal o ilegal, sea del país que sea.

BUENA VIDA (DELIVERY)
Argentina, 2004 | 92 min.
Dirección: Leonardo Di Cesare
Más información: Web oficial | Ficha en IMDb

Kubrick 2001: la odisea del espacio explicada

Seguramente muchos de vosotros habréis visto la película de Stanley Kubrick2001, una odisea del espacio“. Han corrido ríos de tinta en torno a las interpretaciones de este film, su significado filosófico, los porqués a una trama aparentemente simple.

En la web Kubrick 2001: la odisea del espacio explicada intentan dar su versión de la historia a través de una aplicación Flash que nos deja boquiabiertos. Puedes elegir el idioma en que quieres verlo, así que conecta los altavoces de tu ordenador, relájate y disfruta como si estuvieses en el cine.

Texturas

Texturas

En mi afán de mirar al suelo y deleitarme con las texturas que pisamos cada día, descubro una acera construida con las maderas de una via de tren. Una pena que las fotografías no se puedan oler, porque este lugar de paso tiene el aroma de las viejas locomotoras, los andenes de espera, las despedidas y los reencuentros.

En el principio era la nada

En el principio era la nada

Al principio no había nada, ni luz ni oscuridad que pudiesen anticipar en algo lo que iba a suceder, porque tampoco existía el tiempo. Así me encuentro yo en estos momentos ante el lienzo en blanco, la plantilla sobre la que mostrar y comunicar algo que vibra en mi interior. El proceso creativo es muy duro y nada evidente, por mucho que se explique.

Esta nueva página nace en una nueva vida, dispuesta a olvidar todas sus vidas anteriores que no murieron, sino que volaron a ese estado del principio, cuando no había tiempo ni espacio, imposibilitando el recuerdo.

Voy a elaborar un complejo cuaderno, para mostrar lo que habita en los infinitos compartimentos de mi mente, tantos aún por descubrir.