El alféizar de mi ventana

Si pudiera volver a reír
imaginar tu gesto
soñar, pensar en ti
sin dudas ni lamentos
Si mi llanto tuviera fin,
al abrigo del viento,
una noche como mil,
cubierta de besos,
en singular ardid,
Si manasen tus besos,
como lluvia de abril,
o acaso de tus ojos consuelo
podría amar, quizás vivir…

Ya tu piel se antoja extraña
y aquellas insomnes palabras
son lágrimas que mis ojos empañan.
En la eterna espera del alba,
tu recuerdo se diluye en mis entrañas,
y tu ausencia doblegó mi alma

Ir arriba