Caramel (Nadine Labaki, 2007)

Caramel
Caramel

He dejado pasar un tiempo antes de poder escribir algo acerca de esta película. Era necesario asentar el derroche de emociones que provoca en el espectador la deliciosa ópera prima de Nadine Labaki, una directora libanesa que se ha estrenado en el mundo del largometraje con una obra de sentimientos universales. Un salón de belleza en Beirut, lleno de colorido y sensualidad, es el escenario principal para que las cinco mujeres protagonistas hablen de sus miedos, sus sueños y sus ilusiones, sin juzgarse nunca entre ellas, provocando situaciones que bien podrían reproducirse en cualquier otro rincón del mundo sin notar la diferencia. Pero la diferencia está precisamente en que el salón de belleza se encuentra en un entorno de eternos conflictos militares y políticos. La película es optimista, imaginativa, bellísima, conmovedora. Provoca risas y lágrimas a partes iguales, sin excederse en ninguno de los casos.

Son algunas de las virtudes de Caramel, una coproducción franco-libanesa que ha sido Premio del Público y Premio de la Juventud en la última edición del Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián, y que ha pasado por muchos otros festivales del mundo ganando reconocimientos por doquier, entre ellos el del Festival de Cannes 2007, dentro de la Quincena de los Realizadores. Si tiendes a llorar con facilidad en el cine no olvides los pañuelos porque los vas a necesitar. La escena final y la canción que la acompaña son tan intensas que puede que alguna que otra lagrimilla te nuble la visión en los títulos de crédito. Eso sí, las risas también están aseguradas.

CARAMEL
Líbano, 2007
Dirección: Nadine Labaki
Más información: Web oficial (en francés) | FilmAffinity