Cae la tarde y solo el pertinaz sonido del agua rompe mi desasosiego, los postreros rayos de luz tratan sin éxito de asirse a la tierra pero la noche clama por su espacio. Introduzco mi mano en el agua, sigue fría como tu corazón

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *