Cada vez que siento fluir vida de mis ojos, mil palabras detienen su curso en mi mente y buscan una senda hacia mi corazón. Cada vez que ese río derrama sus aguas sobre mi piel, una esperanza no alcanza el mar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *