Buscamos el breve instante en que la luna no vigila a los amantes para colmar de besos nuestro deseo, fundir la pasión en nuestra piel y compartir fugaces complicidades entre sinuosas calles.