Bella sin alma

Asomada al alféizar de la ventana, contemplaba con estupor cómo el terrorífico dragón portaba en sus fauces al apuesto joven que minutos antes selló sus labios con un ósculo.

Quedó horrorizada y, sin poder contenerlo, un bostezo se dibujó en su semblante.

4 comentarios en “Bella sin alma”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *