Avanzando

Avanzo con sigilo a través de estos pasillos que no sé donde acaban. Tengo una mirada de hielo que revienta cristales y llora de hastío. El laberinto no se agota en sus múltiples caminos, sino que renace a cada paso que doy.

El tiempo se detiene, mi mente se detiene; sólo el fino hilo que me sujeta.