Aún siendo oscuro,
cerrado, lúgubre o tenebroso,
tu postrer recuerdo,
no ocasiona zozobra ni congoja,
la palabra que cerró tu puerta