Aún hay vida en aquel hogar, puedo sentir tu inusitada presencia en mínimos detalles, respirarte, saborearte, pronunciar tu nombre… Soñar cada noche que no permitirás que el alba me sorprenda en singular

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *