Apocalíptico o integrado

Entre los apocalípticos y los integrados de los que hablaba Umberto Eco, me quedo en la intersección de ambas posturas. Ser apocalíptico es darse golpes contra un muro que de momento no se va a caer, mientras que ser integrado es vivir más feliz, pero con una venda en los ojos.